martes, 8 de noviembre de 2011

HIMYM 7x09 | Disaster Averted


"You see, kids? There's no way of knowing for sure where the safe place is. So the best you can hope for is to have some good company"

Bueno, bien, creo que How I Met Your Mother ha remontado un poco con este episodio, al menos desde el último, The Slutty Pumpkin, que fue un auténtico coñazo (es lo que tiene centrar un capítulo en un Ted Mosby -tropical depression- enamorado de Katie Holmes...). Y eh! que conste que yo a Ted le tengo un respeto.

Estaba pensando ahora mismo que qué coñazo en realidad tener un blog para hacer reviews personales de series, porque mucha gente no lo leerá si no ha visto el episodio aún, y para cuando lo hayan visto, se les habrá olvidado que existía una review de su colega que podían leer. En cualquier caso, SPOILER ALERT.




Un comienzo legendario, mezcla de Indiana Stinson y Barney Bond. Pero no es así cómo Barney perdió su "ducky tie". Marshall y Lily la canjean por tres bofetadas más, añadidas a la última que tenía Marshall pendiente. Bien retomado y recordado el tema de las bofetadas. Fichemos bien: quedan 2. Como las temporadas que faltan para terminar la serie: ¿realmente las malgastarán en esta todas? Con algo saldrán si no.

Este "Disaster Averted" (mentira) ha sido bueno sobre todo porque Marshall ha tenido una trama no relacionada con el embarazo de Lily, y eso se agradece mucho, coño. Verle en sus momentos emulando a Edgar Allan Poe ha estado bien. Ted ha seguido en su línea de iluso (o ilusionado) de la vida, pero con sus puntos. Y Robin que sigue con sus comicidades canadienses y sus inseguridades claramente obvias que, al menos a mí, no me cansan. A Robin no le reprocho nada (de momento) en esta temporada. Me encanta lo mal que lo está pasando con el tema de que Barney esté con Nora. Me encanta que no se le note. Me encanta su chubasquero amarillo. Me encanta que sea tan blandengue a pesar de ese escudo de seguridad que se monta y que sólo se lo ha roto de verdad un tal Stinson y su psicólogo (este no tiene mérito, es psicólogo).



















El momento "bluabluablua..blabla..." ha sido un poco ridículo y previsible por segundos. Cliffhanger facilón que en el siguiente episodio pasará sin pena ni gloria, y toda la obsesión que hemos tenido por saber qué pasará irá a saco roto con unas risas. Barney y Robin no van a acabar juntos, no nos engañemos.

Recordemos cómo se inició (acertadamente) esta temporada: la boda de Barney. Ni puñetera idea de con quién, pero dudo mucho que justo al final de la temporada (si es que la terminan volviendo al tema de la boda, que sería lo propio...) sea con Robin con quien se case. Estamos hablando de Barney, hombre. Si se casa con alguien no creo que dure demasiado con esa persona. Y por tanto, dudo que sea Robin. Si se casa con otra, parece que Barney no pierde del todo su encanto particular, porque le podemos ver solo. Lo de Robin no ha funcionado bien, sobre todo en pantalla, así que espero que no cometan ese error. ¿Será Nora? Pues quizá no. Barney no acabará con Nora, y Robin está claro que no acabará con Kumar Kevin, no me termina de pegar demasiado...



















El caso es que en el taxi bajo la lluvia nos hemos quedado. Y la semana que viene veremos dónde llega esto. Se me olvidaba reprochar a este episodio que el "boogie-board" no haya sido luego gran cosa, según nos tienen acostumbrados. Pero bueno. True story.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada